Carrito

City tour de Cusco

Medio día
Numero de personas:
- 1 +

Programa

Te llevamos en bus al templo de Coricancha, el templo más importante del Imperio Incaico, luego seguiremos con Sacsayhuaman, la piedra Inca más asombrosa. Posteriormente continuamos hacia las cuevas de Qenqo, donde los Incas realizaban sacrificios para sus dioses, se dice también que los incas llevaban a cabo sacrificios humanos. Luego continuamos hacia Pucapucara una construcción de color rojo que los Incas usaban como punto de control. El último en visitar será Tambomachay donde encontrará hermosas fuentes de agua donde el rey Inca solía pasar sus días de relajación y meditación. Al final, regresaremos a Cusco alrededor de las 2:00 p.m. Es un recorrido que te ayudará a comprender mejor La Capital Inca del Cusco y sus alrededores, y también es un preámbulo para comenzar a conocer todo lo que tenemos como ciudad.

 
EMPIEZA:   9 AM  ó  2 PM

FINALIZA:   2 PM  ó  7 PM

 Lugares a visitar:

  •  SACSAYHUAMAN
  •  QENQO
  •  PUCAPUCARA
  •  TAMBOMACHAY
  •  CORICANCHA

City tour de Cusco

 INCLUYE:

  • Guía
  • Transporte
  • Boleto turístico
  • Entrada al Coricancha

 
NO INCLUYE:

  •  Desayuno
  •  Almuerzo

Coricancha

Coricancha del quechua Quri oro y kancha recinto o templo, ''Recinto dorado'' fue el templo más importante durante el Imperio incaico.

Pachacutec, el Inca que inicio el periodo expansionista del Incaico, ordeno su edificación. Construido con la más fina cantería-diorita verde, andesita roja y gris-y metalurgia Inca, inmensas paredes enchapadas en oro y decorado con finos objetos en oro y plata, fue el punto focal político-religioso. La modalidad para diseñar este centro de poder y proyectar su dominio fue a través del originalísimo sistema de ceques.

Los ceques eran cuarenta y un líneas imaginarias que desde el núcleo del Recinto de Oro se abrían de manera radial en todas las direcciones para organizar el ordenamiento del culto principal y el de todas las regiones, la planificación urbanística de la ciudad, el diseño expansionista territorial-geográfico y el ordenamiento social.

Desde el Coricancha, los ceques regularon los lugares sagrados en toda la región, más de trescientos adoratorios (huacas) situados a más de diez kilómetros a la redonda. Estas huacas, eran fuentes de agua, cerros o huancas-lugares sagrados origen de los ancestros.

Una buena parte de estas huacas cumplía las funciones de observatorios astronómicos, cuya información se registraba y convergía en el núcleo oracular del Coricancha. L a información centralizada era recogida por un sacerdocio de hombres y mujeres guardianes/mensajeros de los antepasados y de los dioses cuyos altares residían en el Coricancha. Ellos traducían en vaticinios y augurios la información recibida, que a su vez era el insumo para formular el cuándo, dónde y cómo de las ceremonias rituales, la cantidad y calidad de las ofrendas y a quienes correspondía donarlas. Es decir, todo un plan de gobierno estatal dictado por los astros y estrellas.

Coricancha es quizás la estructura más importante que existió en la época de los Incas. Este recinto contiene muchos pequeños templos dedicados a varias deidades que fueron destruidos por los españoles para construir, sobre la cimentación original, el convento de Santo Domingo en el año 1540. Sin embargo, quedan algunas partes de la arquitectura original. Coricancha fue construido en la cima de una pequeña colina desde que sabían que Cusco era un pantano hace millones de años y también porque querían estar más cerca de su dios, el Sol.

En este templo hay terrazas finamente talladas decoradas con plantas talladas a tamaño natural de quinua, papa y maíz. También construyeron fuentes dedicadas exclusivamente a ceremonias y rituales.

También encontrará recintos dedicados a varias deidades como el arco iris, el trueno, la luna y las estrellas. También es importante señalar que Coricancha está alineado para capturar el amanecer el 21 de junio y el solsticio el 22 de diciembre.

En Coricancha existe una puerta trapezoidal simétrica entre el templo de la Luna y el templo de las Estrellas que también se alinea en relación con la salida del sol. Es como un camino sagrado para el sol.

En la parte central de este hermoso lugar hay una plaza donde se realizaban muchos rituales dedicados al agua. Siguiendo esa intención, una pequeña piedra en forma de palangana fue tallada por manos indígenas. Los habitantes de estos lugares, sacerdotes, astrónomos y princesas, se reunirían aquí para realizar sus ceremonias en grupo.

Se dice que en la parte que se considera la habitación del Sol, había una estatua del dios supremo hecha de oro puro y que el sol en el día más importante emitiría luz a toda la ciudad.

Coricancha fue uno de los templos más bellos de la época Inca. No se utilizó mortero en la construcción de los muros. Se apoyan únicamente en la perfecta colocación y alineación de cada piedra. Esto es análogo al amor y la unidad de una intención común que existió durante la época de los incas.

Sacsaywaman

A 2 kilómetros del Cusco, en la cima de una montaña, se alza Sacsaywaman, a una altura que domina toda la ciudad. El complejo fue construido por los incas en el siglo XV, particularmente bajo Pachacuti y sus sucesores. Los trabajadores cortaron cuidadosamente los cantos rodados para encajarlos firmemente sin mortero.

El sitio se encuentra a una altitud de 3.701 m (12.142 pies). Las largas murallas zigzagueantes de más de 300 metros, que bordean sus 3 niveles de terrazas, están construidas con enormes monolitos de piedra, algunos de los cuales miden más de 9 metros de altura y su peso se calcula en más de 100 toneladas. Estos enormes monolitos están perfectamente encajados uno al lado del otro y, aún más sorprendente, unos sobre otros. Al poder y la majestad que transmite esta megalítica edificación Inca se suma el enigma de su construcción.

Según los cronistas, el Cusco se diseñó siguiendo la representación de un puma. Sacsaywaman, “puma satisfecho” en quechua, era la cabeza del animal sagrado y la máxima expresión del sector hanan (alto Cusco), donde se realizaban las ceremonias públicas. Rodeados por los apus (montañas sagradas) Pachatusan, Ausangate, y Cinca. Estaba compuesto por terrazas, cementerios, adoratorios, fuentes rituales, lagunas artificiales, depósitos, toboganes o rodaderos, observatorios astronómicos y pasajes subterráneos, según las leyendas de los lugareños, conducen hasta el Qoricancha, que vendría a ser la panza o los genitales del puma.

En 1983, Cusco y Sacsayhuamán juntos fueron designados como sitios en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, para reconocimiento y protección internacional.

Qenqo

Kenko o Qenqo, en quechua Q'inqu (‘laberinto’) es un centro arqueológico ubicado a 2 km de la ciudad del Cuzco, en el Perú a 3580 msnm.

No se trata precisamente de ruinas, porque Qenqo es uno de los mejores ejemplos de ese sello inca: la gran roca tallada in situ. Es un afloramiento de piedra caliza erosionada, lleno de fisuras, todo ingeniosamente tallado para utilizar la forma natural de la roca. Hacia el norte encontramos un anfiteatro con 19 nichos construidos alrededor de la base, todo lo que queda de un muro alto centrado sobre una roca alta. Quizás era un símbolo fálico o un puma sentado (los conquistadores borraron su forma original) y evidentemente fue el foco de algún culto religioso.

Qenqo era una Waca, un santuario. En el interior de sus cuevas encontramos grandes hornacinas y lo que parece un altar. Los primeros cronistas mencionan cuevas alrededor de la ciudad donde las momias de la realeza menor se guardaban en nichos junto con oro y objetos preciosos. Este era casi con certeza uno de ellos.

Unos escalones de piedra conducen a la cima de la roca, donde hay tallados más enigmáticos: los canales en zig-zag (p'aqchas) que dan nombre al lugar, que servían para cursar chicha, o tal vez sangre de sacrificio, con fines de adivinación; y un par de tachuelas gruesas, que recuerdan a los bolardos utilizados para atar un barco desconocido. A la izquierda (oeste) de estos montantes, en el borde del afloramiento, busque la figura tallada de un puma y un pájaro ahora sin cabeza, tal vez un cóndor. Hacia el borde oriental de la roca se encuentra una casa tallada de un pie de altura.

Al final de esta inmensa roca, se encuentran varias piezas que se utilizaron en las actividades de astronomía que calculaban la próxima fiesta del sol. Estaban orientados hacia la dirección del amanecer.

Qenqo chico, el afloramiento de Qenqo también está muy tallado en la parte superior y está rodeado por un fino muro de contención.

Pukapukara

El grupo arqueológico de Pukapukara se ubica a 7 km. De la ciudad de Cusco a una altitud de 3,580 m.s.n.m. y está sobre la carretera asfaltada que conduce a Pisaq.

Pukapukara significa Fortaleza Roja; lo de fortaleza viene por la ubicación del grupo y la existencia de algún ambiente semicircular; y lo de rojo por el color de la tierra en el lugar. El nombre le fue puesto en el presente siglo.

Lo más probable es que Pukapukara fuera un Tambo más que una fortaleza, una especie de posta donde se alojaban los viajeros y se alojaban temporalmente las mercancías, los animales, etc.

Hacia el lado occidental del conjunto se haya la fachada del complejo arquitectónico, sobre un área libre a manera de pequeña plaza, al lado opuesto del edificio se levanta a considerable altura del piso debido al desnivel del terreno. Su ubicación es siempre óptimamente conveniente, domina lato territorio y nítidamente hubo comunicación con el torreón de Tambomachay que está a un km. de distancia. En Pukapukara hay recintos, plazas interiores, baños, acueductos, atalayas y un camino antiguo fácilmente reconocible. Los edificios están hechos de piedras entre medianas y pequeñas, la superficie externa de los poliedros es ligeramente rugosa a diferencia de otros grupos arquitectónicos. La disposición urbanística es sumamente adecuada y funcional.

Tambomachay

Tambomachay está a 8 kilómetros de la ciudad del Cusco, a un kilómetro de Pukapukara, a 3,700 m.s.m.m. Tambo corresponde a alojamiento colectivo con todo lo necesario para albergar mucha gente que morara corto tiempo. Machay significa lugar de descanso más o menos. El nombre le viene desde el incanato.

A este lugar se le llama popularmente el "Baño del Inca". Es un ejemplo bastante bien conservado de un sitio para baños rituales y quizás un culto al agua. Sabemos que los incas veneraban el agua como uno de los principales elementos de la vida y practicaban abluciones devocionales con frecuencia. Aquí, donde un manantial emerge de la ladera, los incas construyeron una serie de tres cascadas, canalizándolas minuciosamente a través de finos cursos de piedra. Sin duda, el sitio estaba menos desnudo y desolado en tiempos pasados que en la actualidad. Probablemente estaba rodeado de árboles, arbustos y jardines ornamentales.

Tenga en cuenta un elemento de misterio en la ubicación del propio manantial. La pendiente detrás de ella simplemente no es lo suficientemente alta o grande para proporcionar tanta agua, se supone que ingresa bajo tierra desde la montaña opuesta, a través de un conducto natural en forma de U.

Como su nombre lo indica, este lugar fue un área de descanso para el Inca. Allí, saldría a cazar por placer, ya que los ciervos eran comunes en las áreas circundantes. El Inca les pedía que llevaran agua de esta fuente a la ciudad, para beberla por sus cualidades curativas y porque se decía que también era una fuente de juventud.

El conjunto esta precedido de una sólida muralla hecha de grandes piedras bien encajadas con superficie algo rugosa. Frente al edificio principal, en el lado oriental del conjunto, se alza un torreón de planta circular, lastimosamente está incompleto en su porción superior, debido a su ubicación quien lo ve, opina categóricamente que tuvo fines de defensa y comunicación.

Programa

Te llevamos en bus al templo de Coricancha, el templo más importante del Imperio Incaico, luego seguiremos con Sacsayhuaman, la piedra Inca más asombrosa. Posteriormente continuamos hacia las cuevas de Qenqo, donde los Incas realizaban sacrificios para sus dioses, se dice también que los incas llevaban a cabo sacrificios humanos. Luego continuamos hacia Pucapucara una construcción de color rojo que los Incas usaban como punto de control. El último en visitar será Tambomachay donde encontrará hermosas fuentes de agua donde el rey Inca solía pasar sus días de relajación y meditación. Al final, regresaremos a Cusco alrededor de las 2:00 p.m. Es un recorrido que te ayudará a comprender mejor La Capital Inca del Cusco y sus alrededores, y también es un preámbulo para comenzar a conocer todo lo que tenemos como ciudad.

 
EMPIEZA:   9 AM  ó  2 PM

FINALIZA:   2 PM  ó  7 PM

 Lugares a visitar:

  •  SACSAYHUAMAN
  •  QENQO
  •  PUCAPUCARA
  •  TAMBOMACHAY
  •  CORICANCHA

City tour de Cusco

 INCLUYE:

  • Guía
  • Transporte
  • Boleto turístico
  • Entrada al Coricancha

 
NO INCLUYE:

  •  Desayuno
  •  Almuerzo

Coricancha

Coricancha del quechua Quri oro y kancha recinto o templo, ''Recinto dorado'' fue el templo más importante durante el Imperio incaico.

Pachacutec, el Inca que inicio el periodo expansionista del Incaico, ordeno su edificación. Construido con la más fina cantería-diorita verde, andesita roja y gris-y metalurgia Inca, inmensas paredes enchapadas en oro y decorado con finos objetos en oro y plata, fue el punto focal político-religioso. La modalidad para diseñar este centro de poder y proyectar su dominio fue a través del originalísimo sistema de ceques.

Los ceques eran cuarenta y un líneas imaginarias que desde el núcleo del Recinto de Oro se abrían de manera radial en todas las direcciones para organizar el ordenamiento del culto principal y el de todas las regiones, la planificación urbanística de la ciudad, el diseño expansionista territorial-geográfico y el ordenamiento social.

Desde el Coricancha, los ceques regularon los lugares sagrados en toda la región, más de trescientos adoratorios (huacas) situados a más de diez kilómetros a la redonda. Estas huacas, eran fuentes de agua, cerros o huancas-lugares sagrados origen de los ancestros.

Una buena parte de estas huacas cumplía las funciones de observatorios astronómicos, cuya información se registraba y convergía en el núcleo oracular del Coricancha. L a información centralizada era recogida por un sacerdocio de hombres y mujeres guardianes/mensajeros de los antepasados y de los dioses cuyos altares residían en el Coricancha. Ellos traducían en vaticinios y augurios la información recibida, que a su vez era el insumo para formular el cuándo, dónde y cómo de las ceremonias rituales, la cantidad y calidad de las ofrendas y a quienes correspondía donarlas. Es decir, todo un plan de gobierno estatal dictado por los astros y estrellas.

Coricancha es quizás la estructura más importante que existió en la época de los Incas. Este recinto contiene muchos pequeños templos dedicados a varias deidades que fueron destruidos por los españoles para construir, sobre la cimentación original, el convento de Santo Domingo en el año 1540. Sin embargo, quedan algunas partes de la arquitectura original. Coricancha fue construido en la cima de una pequeña colina desde que sabían que Cusco era un pantano hace millones de años y también porque querían estar más cerca de su dios, el Sol.

En este templo hay terrazas finamente talladas decoradas con plantas talladas a tamaño natural de quinua, papa y maíz. También construyeron fuentes dedicadas exclusivamente a ceremonias y rituales.

También encontrará recintos dedicados a varias deidades como el arco iris, el trueno, la luna y las estrellas. También es importante señalar que Coricancha está alineado para capturar el amanecer el 21 de junio y el solsticio el 22 de diciembre.

En Coricancha existe una puerta trapezoidal simétrica entre el templo de la Luna y el templo de las Estrellas que también se alinea en relación con la salida del sol. Es como un camino sagrado para el sol.

En la parte central de este hermoso lugar hay una plaza donde se realizaban muchos rituales dedicados al agua. Siguiendo esa intención, una pequeña piedra en forma de palangana fue tallada por manos indígenas. Los habitantes de estos lugares, sacerdotes, astrónomos y princesas, se reunirían aquí para realizar sus ceremonias en grupo.

Se dice que en la parte que se considera la habitación del Sol, había una estatua del dios supremo hecha de oro puro y que el sol en el día más importante emitiría luz a toda la ciudad.

Coricancha fue uno de los templos más bellos de la época Inca. No se utilizó mortero en la construcción de los muros. Se apoyan únicamente en la perfecta colocación y alineación de cada piedra. Esto es análogo al amor y la unidad de una intención común que existió durante la época de los incas.

Sacsaywaman

A 2 kilómetros del Cusco, en la cima de una montaña, se alza Sacsaywaman, a una altura que domina toda la ciudad. El complejo fue construido por los incas en el siglo XV, particularmente bajo Pachacuti y sus sucesores. Los trabajadores cortaron cuidadosamente los cantos rodados para encajarlos firmemente sin mortero.

El sitio se encuentra a una altitud de 3.701 m (12.142 pies). Las largas murallas zigzagueantes de más de 300 metros, que bordean sus 3 niveles de terrazas, están construidas con enormes monolitos de piedra, algunos de los cuales miden más de 9 metros de altura y su peso se calcula en más de 100 toneladas. Estos enormes monolitos están perfectamente encajados uno al lado del otro y, aún más sorprendente, unos sobre otros. Al poder y la majestad que transmite esta megalítica edificación Inca se suma el enigma de su construcción.

Según los cronistas, el Cusco se diseñó siguiendo la representación de un puma. Sacsaywaman, “puma satisfecho” en quechua, era la cabeza del animal sagrado y la máxima expresión del sector hanan (alto Cusco), donde se realizaban las ceremonias públicas. Rodeados por los apus (montañas sagradas) Pachatusan, Ausangate, y Cinca. Estaba compuesto por terrazas, cementerios, adoratorios, fuentes rituales, lagunas artificiales, depósitos, toboganes o rodaderos, observatorios astronómicos y pasajes subterráneos, según las leyendas de los lugareños, conducen hasta el Qoricancha, que vendría a ser la panza o los genitales del puma.

En 1983, Cusco y Sacsayhuamán juntos fueron designados como sitios en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, para reconocimiento y protección internacional.

Qenqo

Kenko o Qenqo, en quechua Q'inqu (‘laberinto’) es un centro arqueológico ubicado a 2 km de la ciudad del Cuzco, en el Perú a 3580 msnm.

No se trata precisamente de ruinas, porque Qenqo es uno de los mejores ejemplos de ese sello inca: la gran roca tallada in situ. Es un afloramiento de piedra caliza erosionada, lleno de fisuras, todo ingeniosamente tallado para utilizar la forma natural de la roca. Hacia el norte encontramos un anfiteatro con 19 nichos construidos alrededor de la base, todo lo que queda de un muro alto centrado sobre una roca alta. Quizás era un símbolo fálico o un puma sentado (los conquistadores borraron su forma original) y evidentemente fue el foco de algún culto religioso.

Qenqo era una Waca, un santuario. En el interior de sus cuevas encontramos grandes hornacinas y lo que parece un altar. Los primeros cronistas mencionan cuevas alrededor de la ciudad donde las momias de la realeza menor se guardaban en nichos junto con oro y objetos preciosos. Este era casi con certeza uno de ellos.

Unos escalones de piedra conducen a la cima de la roca, donde hay tallados más enigmáticos: los canales en zig-zag (p'aqchas) que dan nombre al lugar, que servían para cursar chicha, o tal vez sangre de sacrificio, con fines de adivinación; y un par de tachuelas gruesas, que recuerdan a los bolardos utilizados para atar un barco desconocido. A la izquierda (oeste) de estos montantes, en el borde del afloramiento, busque la figura tallada de un puma y un pájaro ahora sin cabeza, tal vez un cóndor. Hacia el borde oriental de la roca se encuentra una casa tallada de un pie de altura.

Al final de esta inmensa roca, se encuentran varias piezas que se utilizaron en las actividades de astronomía que calculaban la próxima fiesta del sol. Estaban orientados hacia la dirección del amanecer.

Qenqo chico, el afloramiento de Qenqo también está muy tallado en la parte superior y está rodeado por un fino muro de contención.

Pukapukara

El grupo arqueológico de Pukapukara se ubica a 7 km. De la ciudad de Cusco a una altitud de 3,580 m.s.n.m. y está sobre la carretera asfaltada que conduce a Pisaq.

Pukapukara significa Fortaleza Roja; lo de fortaleza viene por la ubicación del grupo y la existencia de algún ambiente semicircular; y lo de rojo por el color de la tierra en el lugar. El nombre le fue puesto en el presente siglo.

Lo más probable es que Pukapukara fuera un Tambo más que una fortaleza, una especie de posta donde se alojaban los viajeros y se alojaban temporalmente las mercancías, los animales, etc.

Hacia el lado occidental del conjunto se haya la fachada del complejo arquitectónico, sobre un área libre a manera de pequeña plaza, al lado opuesto del edificio se levanta a considerable altura del piso debido al desnivel del terreno. Su ubicación es siempre óptimamente conveniente, domina lato territorio y nítidamente hubo comunicación con el torreón de Tambomachay que está a un km. de distancia. En Pukapukara hay recintos, plazas interiores, baños, acueductos, atalayas y un camino antiguo fácilmente reconocible. Los edificios están hechos de piedras entre medianas y pequeñas, la superficie externa de los poliedros es ligeramente rugosa a diferencia de otros grupos arquitectónicos. La disposición urbanística es sumamente adecuada y funcional.

Tambomachay

Tambomachay está a 8 kilómetros de la ciudad del Cusco, a un kilómetro de Pukapukara, a 3,700 m.s.m.m. Tambo corresponde a alojamiento colectivo con todo lo necesario para albergar mucha gente que morara corto tiempo. Machay significa lugar de descanso más o menos. El nombre le viene desde el incanato.

A este lugar se le llama popularmente el "Baño del Inca". Es un ejemplo bastante bien conservado de un sitio para baños rituales y quizás un culto al agua. Sabemos que los incas veneraban el agua como uno de los principales elementos de la vida y practicaban abluciones devocionales con frecuencia. Aquí, donde un manantial emerge de la ladera, los incas construyeron una serie de tres cascadas, canalizándolas minuciosamente a través de finos cursos de piedra. Sin duda, el sitio estaba menos desnudo y desolado en tiempos pasados que en la actualidad. Probablemente estaba rodeado de árboles, arbustos y jardines ornamentales.

Tenga en cuenta un elemento de misterio en la ubicación del propio manantial. La pendiente detrás de ella simplemente no es lo suficientemente alta o grande para proporcionar tanta agua, se supone que ingresa bajo tierra desde la montaña opuesta, a través de un conducto natural en forma de U.

Como su nombre lo indica, este lugar fue un área de descanso para el Inca. Allí, saldría a cazar por placer, ya que los ciervos eran comunes en las áreas circundantes. El Inca les pedía que llevaran agua de esta fuente a la ciudad, para beberla por sus cualidades curativas y porque se decía que también era una fuente de juventud.

El conjunto esta precedido de una sólida muralla hecha de grandes piedras bien encajadas con superficie algo rugosa. Frente al edificio principal, en el lado oriental del conjunto, se alza un torreón de planta circular, lastimosamente está incompleto en su porción superior, debido a su ubicación quien lo ve, opina categóricamente que tuvo fines de defensa y comunicación.

Tours en CuscoTours en CuscoTours en CuscoTours en CuscoTours en CuscoTours en CuscoTours en CuscoTours en CuscoTours en CuscoTours en CuscoTours en CuscoTours en Cusco
Tours en Cusco
Ver nuestros tours en Cusco